CHARLI TIENE UNA PESADILLA

CHARLI TIENE UNA PESADILLA
ILUSTRACIÓN DE CHARLI Y EL COFRE DEL TESORO

lunes, 12 de noviembre de 2012

EL CLUB DE LAS PALABRAS PROHIBIDAS, de Felisa Moreno Ortega

En el año 2100 no existen los perros y los gatos, sino los ciberperros y los cibergatos, la gente se desplaza habitualmente en aeronave, hay instaladas cintas transportadoras en las calles para los desplazamientos cortos, los robots ayudan a los niños a hacer los deberes, la ropa está confeccionada con tejidos especiales que cambian de color a capricho de su dueña o dueño, también cambian con un simple gesto las decoraciones de las casas; en general los adelantos tecnológicos son inimaginables, sin embargo, la población vive engañada por un gobierno autoritario que solo se preocupa de restar libertades a los ciudadanos, divididos por categorías, y separados por zonas (las clases más desfavorecidas viven en ciudades subterráneas, sin derecho a ver la luz del sol).
Hace mucho tiempo que en este país de la Confederación se prohibieron los libros, de hecho, los más jóvenes ni siquiera los han llegado a conocer, porque con esta medida se pretende tener a la gente cada vez más ignorante e impedir su acceso a la cultura, a la formación y a la capacidad de soñar. La posesión de un libro es perseguida y castigada duramente con el arma más eficaz de que dispone el hombre: la fuerza bruta.
El gobierno detiene y somete a crueles torturas a todo aquel que, a pesar de la prohibición, posea un libro, y para ello dispone de El Páramo, una especie de cárcel terrorífica donde nadie quisiera verse nunca, porque antes de ingresar en alguna de sus celdas es preferible morir.
La gente vive controlada a través de cámaras y micrófonos que hay instalados por todas partes, incluso dentro de los propios hogares, y no solo se ha visto privada de la palabra escrita, sino que también tienen prohibido pronunciar determinadas palabras que han sido retiradas del Diccionario Elemental de la Lengua.
Pero afortunadamente ante todo acto de abuso de poder siempre existen personas valientes y comprometidas capaces de luchar contra los dictadores; personas que, en este caso, siguen apostando por los libros porque saben que son cultura y que contienen la verdad, que los esconden a sabiendas de que corren un gran peligro, y que luchan por conseguir que las palabras prohibidas no desaparezcan nunca del vocabulario de los ciudadanos. Personas que son capaces de organizarse y de crear un grupo poderoso, aunque clandestino, como es el Club de las palabras Prohibidas.
Una de estas personas es Cassandra, una anciana que ya ha sido cruelmente castigada por tenencia de libros, y que a pesar de ello no ceja en su empeño de que el pueblo consiga de nuevo la libertad perdida.
Nova es la nieta de Cassandra, una joven de dieciséis años que cierto día recibe un extraño objeto de manos de un desconocido. Ese objeto es un libro y contiene las memorias de su abuela. Nova sabe que lo que tiene en sus manos es peligroso y busca un lugar seguro para esconderlo, un viejo edificio abandonado al que acude cuando puede para ir desgranando toda la información que su abuela ha querido transmitirle. Al mismo tiempo Cassandra desaparece y Nova intuye que esa desaparición tiene algo que ver con el libro recibido, y sospecha que su abuela puede estar en peligro.
A partir de ese momento la joven Nova vivirá unas increíbles aventuras que la llevarán a situaciones extremas, descubrirá el mundo subterráneo, la maldad del gobierno y de sus representantes, la existencia del Club de las Palabras Prohibidas, y conocerá a dos jóvenes que, por diferentes circunstancias, marcarán su vida: Argus e Idrís. Tendrá que descubrir si su madre, Martina, que trabaja para el Ministro, es la mujer traidora que ella sospecha, y conseguirá, con la ayuda de los miembros del Club, liberar a su abuela, que se encuentra retenida en El Páramo, y devolver la libertad a la ciudadanía.
EL CLUB DE LAS PALABRAS PROHIBIDAS, con influencias de las novelas Fahrenheit 451, de Ray Bradbury, y 1984, de George Orwell, es una obra madura y muy bien planteada, adictiva y trepidante, que trata de mostrar al lector joven el valor de la libertad y el peligro de perderla en manos de gobiernos autoritarios. Muy recomendable.
A partir de 14 años.
Es una obra de Felisa Moreno Ortega, con ilustraciones de Mar del Valle.
Editorial Edi.máter.

11 comentarios:

  1. En el año 2100 no existirán los libros de fantasía, ni los humanos. Si llega el 2050, se dice que la población mundial se habrá duplicado superando el punto de inflexión del hábitat y como consecuencia la extinción de la especie. Pero lo que no se extingue es tu imaginación soñando con un mundo más allá de los límites.
    bssoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quiza, Spaghetti, ni siquiera lleguemos al 2013, sobre todo si se cumple la profecía de los mayas.

      Imaginación desbordante sí hay en este libro, y el mérito es de Felisa Moreno Ortega, que es la autora de la obra.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Pues tiene muy buena pinta, Maribel, y me por pensar que cualquier prohibición tiene inmediatamente un efecto rebote. Quizá redundara en beneficio de la lectura.


    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por si acaso, Jose, yo no probaría, no sea que ocurra como en esta ficción de Felisa, en la que los jóvenes del 2100 ni siquiera saben qué es un libro (debido a la prohibición muchos años antes). Y ya sabes que no se echa de menos lo que no se conoce.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola, Maribel. Acabo de llegar de viaje y me he encontrado con tu reseña, una grata sorpresa. Muchísimas gracias por el amplio espacio que le has dedicado a mi libro, y me alegra mucho que te haya gustado, pues tú ya tienes mucha experiencia en la novela juvenil. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El libro merecía una extensa reseña, Felisa, y seguro que aún me he quedado corta. Me ha gustado mucho.

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Maribel, Felisa Moreno es una de mis asignaturas pendientes.
      La verdad es que leyéndo la reseña no dejas lugar a duda, habrá que tomarlo en cuenta para leer y regalar.

      Enhorabuena a ambas.

      Un abrazo.

      Eliminar
    3. Gracias, Alicia. Será una buena lectura y un buen regalo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Gracias, Alicia, espero que algún día me leas y que te guste. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Me gustó la novela y la recomiendo. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya somos dos, Ginés.
      Gracias por tu visita.
      Un saludo.

      Eliminar