CHARLI TIENE UNA PESADILLA

CHARLI TIENE UNA PESADILLA
ILUSTRACIÓN DE CHARLI Y EL COFRE DEL TESORO

viernes, 30 de octubre de 2015

HALLOBLOGWEEN 2015



ESTAMPA FAMILIAR
 
—¡No me gusta la sopa de dedos! —exclamó el pequeño zombi con el plato delante.
—Pues hay que comer de todo —sentenció la madre mientras lavaba un puñado de ojos bajo el grifo para quitarles el exceso de sangre.
Frente a ella, la ventana de la cocina dejaba pasar la luz anaranjada del otoño y la imagen de un jardín sembrado de cadáveres. Una estampa verdaderamente preciosa. De momento se apercibió de que uno de los cuerpos se movía y una fugaz sonrisa cruzó por sus labios. «Carne muy fresca para esta noche», pensó. Se secó las manos en el delantal y cogió el cuchillo más afilado del cajón de los cubiertos.
—Ahora vengo, cariño, voy a por ingredientes para la cena —dijo a su pequeño al pasar a su lado—, ¡y no te dejes las uñas, que tienen calcio!

Este relatito participa en HALLOBLOGWEEN 2015, una idea original de Teresa Cameselle.


 

26 comentarios:

  1. ¡Uauu! Creí que este relato no me asustaría, a fin de cuentas soy adulta... ¿o no? Creo que no voy a volver a morderme las uñas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muérdetelas, Esther, que tienen calcio (bueno, eso dice la mamá zombi, no está demostrado).

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Las madres, madres son ya sean Zombies, brujas o humanas....¡Enhorabuena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, Mad El Mago, madres y protectoras. Y sobre todo preocupadas de que sus pequeños coman bien :)

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Me encantó este relato, tiene un enfoque tan original que más allá de lo terrorífica que es la escena, me ha dibujado una sonrisa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Sindel, eso pretendía en este blog que dedico a la literatura infantil y juvenil, que los zombis tuvieran una imagen desenfadada, incluso una chispa de humor.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Todas las madres nos preocupamos por la salud de nuestros hijos! jeje
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Una madre tierna a su modo, modo zombie.
    Y capaz que conversan entre madres zombies, sobre un hijo caprichosos que sólo quiere comer reinas del grito y no aceptan otra cosa.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que sí, Demiurgo, habría que asistir a una reunión de madres zombis :)

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Me ha gustado mucho, siempre hay que mantener a los hijos bien alimentados ;-)
    Buen relato.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro, Inma. Sí, como diría la mamá zombi: "hay que comer de todo".

      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Cuánto me has recordado a la familia Monster y, sobre todo, a cosa. Una estampa muy tierna.
    ¡¡¡Feliz Halloween!!!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Verdad, Jose? A mí también me parece tiernísima, jeje...

      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Encantador relato, con toda la dedicación que una madre (aunque sean zombies) tiene por sus hijos. Me fascino el final.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro, Yessy kan. Gracias por venir a este hogar zombi.

      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Si es que lo que no haga una padre por su hijo!!!! Muy bueno Maribel.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Pues sí, Maribel. Si no fuera por esas viandas tan especiales no se diferenciaria mucho de un hogar al uso. Me ha gustado la aparente normalidad del relato. Cambias dedos por garbanzos, ojos por uvas y cadaveres por pollos y aquí no ha pasado nada, ja,ja,ja. Enhorabuena.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, Alicia, normalidad absoluta. Normalidad zombi, claro, jajaja...

      Un abrazo.

      Eliminar
  11. ¡Muy bueno! Ya me imagino la cara del niño zombie cuando la madre le diga aquello de que si no se lo come, tendrá lo mismo para cenar. Enhorabuena, Maribel.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María José. Yo también veo al niño comiendo uñas a la hora de la cena :-)

      Un abrazo.

      Eliminar
  12. ¡Me encanta! Suscribo uno de los comentarios anteriores. Una madre es una madre, humana o zombi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Madre o madraza, Tessa :-) Muchas gracias. Un abrazo.

      Eliminar
  13. Jajaja, me ha encantado, no me esperaba un relato de humor negro. Muy bueno. Gracias por participar en el Halloblogween.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los zombis pueden ser muy graciosos, Teresa, jajaja... Gracias a ti por esta estupenda convocatoria.
      Un abrazo.

      Eliminar