CHARLI TIENE UNA PESADILLA

CHARLI TIENE UNA PESADILLA
ILUSTRACIÓN DE CHARLI Y EL COFRE DEL TESORO

lunes, 8 de octubre de 2012

NO OS OLVIDÉIS DE LAS BIBLIOTECAS

Seguro que a todos vosotros, como a mí, os gusta ir a las bibliotecas. Es un recurso que no debemos olvidar, porque aunque los libros son el mejor tesoro que podemos adquirir, no siempre el bolsillo está en condiciones de invertir en cultura, y menos ahora, en tiempos de crisis.
¿Sabéis que teniendo un ordenador a mano y conexión a Internet podéis averiguar si en la biblioteca de vuestra ciudad, pueblo o barrio se encuentra ese libro que tanto os interesa? Incluso podéis descubrir si está prestado o por el contrario se halla disponible. ¡Ah! Y si por casulidad no está, también podéis hacer una desiderata, es decir, una petición o solicitud para que la biblioteca adquiera el libro que a vosotros os gusta.
Os puedo decir que yo esta tarde buscando buscando, y solo un poquito, he descubierto que hay ejemplares de CHARLI Y LOS CINCO PELIGROS en Elche, Murcia, Dos Hermanas y San Sebastián (en Elche también está la versión en valenciano); de PERRO GUARDIÁN en Elche, Alicante, San Vicente del Raspeig, Guadalajara y Alovera; y de MÁS ALLÁ DE LAS ESTRELLAS y EL MEJOR AMIGO DEL NIÑO, en Granada y Sevilla.
Aquí dejo el enlace de la RED DE BIBLIOTECAS DE LA COMUNIDAD VALENCIANA, para que os entretengáis buscando esos libros que tanto os apasionan.
Y en cuanto a las bibliotecas de otras comunidades autónomas, también disponen de sus correspondientes páginas web y catálogos en línea, solo tenéis que sentaros un ratito y buscar en Internet.
¡A disfrutar de la lectura prestada!

4 comentarios:

  1. Mribel, qué interesante me ha parecido esta entrada. Escuché a una conocida de Bibao que ella nunca compraba a sus hijos los libros de lectura obligada del instituto. Que consultaba el catálogo general de las bibliotecas bilbaínas y que se dirigía a tiro fijo, a aquella en la que el libro estaba disponible. Me resultó curioso porque yo habré escatimado en otras cosas pero siempre compré a mis hijos los libros ´que les mandaban leer. No creo que una de las opciones sea mejor que la otra. Sin embargo, dados los tiempos que corren, habrá que acudir a esos lugares sagrados que tan olvidados se tienen a veces.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ambas opciones son muy válidas, Alicia, y complementarias. Podemos comprar un libro y leer otro, o dos o tres más prestados. Concretamente con los libros obligatorios del colegio o instituto yo también los he comprado en una inmensa mayoría de veces, para que mis hijos vayan formando su propia biblioteca particular.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Se agradece la información, porque las bibliotecas me fascinan, creo que agua y comida podría estar allí sin salir a la calle incluso meses.

    BESITOS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te comprendo, Ana, solo pasear entre sus estanterías es un placer. Mi problema es que siempre que voy termino sacando muchos más libros de los que me puedo leer en quince días, pero es inevitable.

      Un abrazo.

      Eliminar